Pazos de Arenteiro, descanso garantizado

En tierras del Ribeiro

| 18/01/2015 | 0 Comentarios

Pazos de Arenteiro, descanso garantizado

Muchos desearán en sus vacaciones perderse en un lugar alejado de multitudes. Quieres escaparte del tráfico y de los ruidos de las ciudades? Ven a conocer los Pazos de Arenteiro, en Ourense. Esta aldea, casi, casi escondida entre pinares y robles se encuentra en la famosa ruta del Ribeiro, en el valle del río Arenteiro.

Historia de la Villa

La Edad Media fue su época dorada y se convirtió en una parada obligada en el Camino de Santiago para los que venían desde el interior de Galicia. Hace muchos años quienes caminaban por sus calles empedradas eran los nobles y los buscadores de plata.

Se decía que el río arrastraba plata en sus aguas, por eso este lugar atrajo a muchos que buscaban hacer fortuna. Los nobles se instalaron aquí a finales de la época del Renacimiento y consiguieron que gracias a los vinos de Ribeiro esta población sobresaliera. Todavía se conserva de aquel pasado glorioso residencias señoriales y casas blasonadas. Los caballeros de Malta también fueron habitantes ilustres de esta villa.

Actualmente hay muy pocos vecinos lo que garantiza el escaso bullicio.

Ruta por el pueblo

Un agradable paseo por esta aldea de piedra será inolvidable porque lo único que encontrarás será silencio y tranquilidad. Verás las casas y pazos que todavía siguen en pie, como el Pazo da Encomenda (fue una propiedad de la orden de Malta) la Casa y Granja O Mato o el Pazo de Cervela o do Currelo.

Una de las casas que más sorprenden es la Casa de Arriba, con sus tres chimeneas. Antes tenía cuatro, pero debido a una normativa que no permitía que ninguna casa pudiera tener más chimeneas que el Palacio Real, se tuvo que derruir una.

En tu camino, además de admirar estos pazos, que continúan formando parte de la vida de los locales, no dejes de acercarte por la Casa del Médico, con su halo de misterio, o por el pazo de la familia Cervela, que en su día fue el más importante de la comarca.

Muchos de estos pazos todavía conservan la bodega o incluso hasta una capilla. No te vayas sin pasar por la Iglesia de San Salvador, ya que toda la vida de la aldea pasa por aquí.

Pero una estancia, aunque sea breve, no sería completa sin ver los alrededores. A Ponte da Cruz, en las mismas puertas de la aldea, es el puente más antiguo que cruza el río. Un sendero te llevará desde aquí hasta el Pozo dos fumesEn el camino no pierdas ningún detalle de esta ruta de senderismo entre cascadas  y naturaleza. Otra opción también muy saludable es coger el camino que va desde la aldea hasta O Carballiño y termina en Ribadavia.

Si puedes, te recomendamos ir en julio. El mes de julio es el mes grande en Pazos ya que se celebran dos fiestas muy importantes: la fiesta del vino de Ribeiro y la Festa da Historia, donde la villa vuelve a ser medieval.

Te esperamos con una copa de Ribeiro mientras nos relajamos en este rincón desconocido de Galicia.

Foto | luscofusco

Tags: ,

Categoría: Escapadas

Quizás también te interese:

Comentarios (0)

Trackback URL | Comentarios RSS Feed

Todavía no hay comentarios. Atrévete a ser el primero.

Deja tu comentario