Oslo, la ciudad de Munch

Recorrido por su obra

| 12/12/2013 | 0 Comentarios

Oslo, la ciudad de Munch

Todavía te quedan unos días para disfrutar de las actividades que se realizan en Oslo con motivo del 150 aniversario del nacimiento de Edvard Munch. Exposiciones, conciertos, visitas guiadas y otros actos se han ido sucediendo durante todo este 2013.

La capital noruega está vinculada al genial pintor ya que en esta ciudad creció, dio sus primeros pasos artísticos y además pasó los últimos años de su vida. Si quieres descubrir mejor la obra y la vida de Munch, debes saber que Oslo acoge la mayor parte de sus obras.

Un artista, una ciudad

La obra de Munch puedes apreciarla en el Museo Munch inaugurado en 1963. Contiene casi la mitad de sus pinturas, incluidas las más conocidas como la Madonna y dos versiones de El Grito. También en la Galería Nacional puedes ver obras del artista. Este museo tiene una gran colección de pinturas de sus años de juventud. Además la Galería tiene una sala sólo dedicada a Munch. La versión más conocida de El Grito, y otras obras maestras como Pubertad o Cenizas sólo las podrás ver aquí.

Además de estos dos lugares, Munch decoró varias estancias en Oslo, como el auditorio de la Universidad. Hoy día sólo podrás visitar este edificio cuando se celebra un acontecimiento, pero como es un lugar habitual de conciertos te recomendamos que consigas una entrada para disfrutar del concierto y, de paso, de las pinturas.

La Sala Freia también cuenta con decoraciones de Munch. El director de la fábrica de chocolate Freia pidió a Munch que decorase uno de los comedores del edificio de la fábrica y el pintor creó una serie de 12 pinturas muy alegres.

En el Centro Comercial Paleet también puedes ver una fantástica obra de Munch. En la plaza de la primera planta está la obra Karl Johan, la calle mayor de la ciudad pintada aproximadamente en 1885.

Oslo, o como se le denominaba en tiempos de Munch Kristiania, ha sido muy importante en la vida de este artista. El centro y los alrededores de la ciudad aparecen en sus pinturas mostrándonos cómo eran en su época. En concreto, para pintar su obra más conocida, El Grito, se inspiró en Ekebergasen, un lugar de excursiones de los habitantes de Oslo aquellos días. Los contornos de las vistas desde la colina de Ekeberg hacia el fiordo, con la bahía de Bjørvika, pueden adivinarse en esta pintura.

Ven a conocer más la obra de Munch, Oslo te espera!

Foto | Jean-Pierre Dalbéra

Más información

Turismo en Oslo: www.visitoslo.com

Tags: ,

Categoría: Flechazos

Quizás también te interese:

Comentarios (0)

Trackback URL | Comentarios RSS Feed

Todavía no hay comentarios. Atrévete a ser el primero.

Deja tu comentario