Fin de semana en Mónaco

Escapada de exclusividad y lujo

| 22/03/2014 | 0 Comentarios

Fin de semana en Mónaco

A qué te suena Mónaco? Para muchos este pequeño país situado a orillas del Mediterráneo es sinónimo de glamour y lujo. Es uno de los lugares favoritos de ricos y famosos. Sorprende que tan pocos kilómetros cuadrados acaparen la atención de miles de turistas año tras año. Será por su casino o por su puerto siempre lleno de yates de millonarios? Escápate un fin de semana y descúbrelo por ti mismo.

Mónaco, todo glamour

Lo mejor para llegar aquí es en avión hasta Niza y después alquilar un coche. Así podrás admirar los paisajes de la costa que rodean el pequeño principado. Aunque otra opción es subirse a un helicóptero en Niza y en tan sólo unos minutos llegarás a la ciudad. Eso sí, este viaje no será barato…

La avenida du Président Kennedy  es un buen comienzo para tomar el pulso a la ciudad. Esta y otras elegantes calles son perfectas para comenzar tu visita. Coches de lujo, tiendas exclusivas y quién sabe si algún famoso puede estar en cualquier rincón.

Las pequeñas callejuelas que atraviesan el casco antiguo nos conducirán a los lugares más frecuentados por los turistas: Palacio de los Grimaldi, Museo Oceanográfico y el Casino.

El Palacio Grimaldi preside el casco antiguo de la ciudad. Aunque es el palacio donde viven los príncipes de Mónaco puede visitarse. El patio principal, los jardines de S. Martin, la escalera del Siglo XVII que da acceso a la Galería de Hércules o el Salón del Trono podrás visitarlos en primera persona. Te acordarás en esos momentos de la bella princesa Grace que fue la impulsora del glamour que vive hoy el país? No te pierdas el cambio de guardia, cada día se celebra a las 11:55.

Nuestra siguiente parada como no podía ser otra, es el Casino de Montecarlo, rodeado de jardines. Quizás te suene porque lo habrás visto en alguna película de James Bond. Si te gusta el juego, adelante y siéntate en alguna mesa o apuesta. Si no, tómate algo en alguna de las terrazas que hay en la plaza o pasea mientras echas un vistazo a los coches aparcados en los alrededores.

Los amantes del mar deben visitar el Museo Oceanográfico. Está construido sobre una roca y todo su interior está dedicado al mundo marino. En su acuario viven en armonía las especies más raras de peces. El  trabajo del comandante Jacques Cousteau se recuerda también en estas salas.

No abandonamos el mar porque tenemos que pasarnos por el famoso puerto Hércules, siempre lleno de yates de lujo. Un club exclusivo diseñado por Norman Foster, la capilla del siglo XI dedicada a la patrona de Mónaco o el mítico Sporting Club son las paradas obligatorias en este paseo por el puerto.

Del juego nos vamos a la cultura y el deporte. Durante todo el año el principado cuenta con grandes eventos culturales y deportivos. El Festival Internacional de Circo, el Rally de Montecarlo, el Abierto de tenis… seguro que coincides con alguna cita importante cuando estés aquí. No dejes de echar un vistazo a la programación cultural del Grimaldi Forum de Mónaco, un moderno centro de exposiciones y conciertos.

Buscas algo de relax? El distrito de Le Larvotto cuenta con la playa principal de Mónaco. No está mal para darse un chapuzón aunque no es una playa de arena fina. Esta zona es perfecta para alojarse, aquí están los principales hoteles de la ciudad como el Monte Carlo Bay.

Terminamos este viaje en uno de los lugares más importantes en la vida de la princesa Grace: la Catedral, donde se casó y posteriormente fue enterrada.

Hay que terminar con buen sabor de boca así que te proponemos visitar la Brasserie de Mónaco y probar su cerveza orgánica. Se puede acabar mejor un viaje?

Más información

Turismo en Mónaco: www.visitmonaco.com

Dónde comer

Brasserie de Mónaco
Port Hercule - 36, route de la piscine - 98000 Monaco - Principality of Monaco
Tel.: +377 97 98 51 20
Web: www.brasseriedemonaco.com

Tags:

Categoría: Flechazos

Quizás también te interese:

Comentarios (0)

Trackback URL | Comentarios RSS Feed

Todavía no hay comentarios. Atrévete a ser el primero.

Deja tu comentario