Comó tener siempre el coche a punto en invierno

Consejos para viajar por carretera

| 22/01/2014 | 0 Comentarios

Comó tener siempre el coche a punto en invierno

Seguro que estás pensando en ir a la sierra a esquiar este fin de semana. O quizás te apetece más hacer una escapada a una casa rural con chimenea. Has revisado tu coche?

Antes de empezar un viaje por carretera en invierno, además de tener en cuenta la meteorología, no debes olvidarte de algunos consejos que aquí te recordamos.

Antes de comenzar cualquier viaje

En el taller, comprueba el estado de tu coche

El nivel de batería, estado de las cerraduras, calefacción, etc., todo es importante. Las ruedas son fundamentales, comprueba la presión y el dibujo, que no esté por debajo de los 4 mm.

El motor, las bujías, el nivel de aceite o el anticongelante deben estar a punto para una correcta circulación, sobre todo si vamos a ir por carreteras cubiertas de hielo o nieve.

No dejes restos de nieve o hielo en los parabrisas o retrovisores. Límpialos y quita el hielo antes de arrancar el coche.

En el maletero no olvides…

La linterna, ropa de abrigo, una manta y agua. Un botiquín también te será útil. Pinzas para la batería, rascador de hielo y una pala de las plegables para quitar la nieve de alrededor del vehículo.

Cosas fundamentales

Lo primero: llenar el depósito y no olvidar las cadenas. Y aprende a ponerlas antes de salir de  viaje! Tampoco te olvides del móvil con batería.

Intentar viajar de día y consultar el tiempo para conocer las condiciones meteorológicas de la ruta son otros consejos que te servirán de gran ayuda.

Si quedas atrapado en la nieve

No salgas del coche, quédate dentro con el motor encendido y con la calefacción. Abre de vez en cuando las ventanillas para renovar el aire y no te duermas.

Para impedir que el humo entre en el vehículo, revisa el tubo de escape, que esté libre de objetos o suciedad.

Circular con lluvia, hielo, nieve o niebla

Mantén siempre la distancia de seguridad y evita los cambios de carriles o adelantamientos que no sean necesarios. Anticipa siempre tus movimientos.

Si llueve, cuidado con el efecto aquaplanning. No pises el freno, levanta el pie del acelerador suavemente y sujeta el volante hasta que las ruedas vuelvan a estabilizarse.

Si hay hielo, no frenes, quita el pie del acelerador y sigue con el volante la dirección de la parte posterior del coche. No frenes sin cambiar de marcha.

Cuando haya nieve, pon las cadenas en cuanto lo veas indicado en las señales. Sigue las rodadas del resto de coches, mantén una velocidad reducida y utiliza lo menos posible el freno.

Y si hay niebla, ve despacio y activa los faros.

Recuerda: la precaución es fundamental para que llegues a tu destino.

Tags: ,

Categoría: Consejos

Quizás también te interese:

Comentarios (0)

Trackback URL | Comentarios RSS Feed

Todavía no hay comentarios. Atrévete a ser el primero.

Deja tu comentario